Noveno Reporte (enero – octubre 2018)

Mérida, Yucatán y Campeche, Campeche

Noviembre de 2018

 

Reporte de observación

(enero – octubre 2018).

Misión de Observación de la Consulta al Pueblo Maya

sobre la siembra de soya genéticamente modificada

 

RESUMEN

En este reporte se documenta cómo, después de un impasse en el proceso de consulta, la Séptima sesión de Acuerdos previos, llevada a cabo en Hopelchén el 25 de agosto de 2018, se realizó sin las condiciones de seguridad para los representantes de las comunidades que asistieron. En esta reunión, los representantes de 34 comunidades expresaron, a través de un comunicado, que no había condiciones para proseguir una consulta de “buena fe” con las actuales autoridades encargadas de la misma y reiteraron estar dispuestos a continuar con el proceso de consulta con la próxima administración federal, siempre que el proceso sea en apego a los estándares internacionales del derecho a la consulta y el consentimiento previo, libre e informado. Posteriormente, las autoridades responsables del proceso de consulta realizaron visitas a las comunidades Ramón Corona y El Pedregal con el objetivo de avanzar en el proceso de consulta. De esta forma, sin finalizar la etapa de Acuerdos previos y elaborar un Protocolo de consulta, pasaron a la fase Informativa, presentando información parcial y generando confusión entre los participantes que acudieron a dichas reuniones, dejando de lado el principio de “buena fe”, en un contexto que marca una clara violación a la decisión de la mayoría de las comunidades de suspender la consulta hasta que el nuevo gobierno estuviera instalado y al de ir en colectivo.

I. Antecedentes

La sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN, 499/15) y la Recomendación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH, 23/2015) mandataron a diversas dependencias del Estado Mexicano1 la realización de la consulta al Pueblo Maya sobre la siembra de soya genéticamente modificada promovida por la empresa Monsanto. En este marco, la Misión de Observación de la Consulta al Pueblo Maya sobre la siembra de soya genéticamente modificada (de ahora en adelante: “Misión de Observación” o “Misión”), conformada a petición de comunidades mayas a ser consultadas, tiene el objetivo de velar y coadyuvar a que el proceso se realice con pleno apego a los estándares internacionales sobre consulta previa y derechos de los pueblos indígenas, según lo establecen el fallo de la SCJN y la Recomendación de la CNDH.

En el presente reporte documentamos los eventos realizados en torno a la consulta después de un impasse descrito en el reporte anterior, en el que se registró la violación de los estándares internacionales que hacen referencia al carácter libre, previo e informado que debe regir al proceso de consulta. Las autoridades responsables de la consulta desconocieron a los representantes de las 34 comunidades que decidieron ir juntas en el proceso y, particularmente, la CIBIOGEM intentó persuadir a algunas comunidades de desistir de continuar juntas en la consulta. Asimismo, sin haber finalizado aún la fase de Acuerdos Previos, las autoridades responsables de la consulta iniciaron la fase Informativa en la comunidad de Bolonchén. En la sesión de dicha fase, las autoridades llevaron a cabo una serie de procedimientos que no fueron culturalmente adecuados ni de “buena fe”, ya que sólo presentaron una visión parcial de los “beneficios” de los OGM y una versión poco clara de los riesgos en la salud y en impacto en la contaminación del agua. Todo esto en un periodo en el que el SENASICA revocó el permiso de liberación al ambiente en etapa comercial de siembra de soya genéticamente modificada otorgada a Monsanto (septiembre 2017).

II. Sesiones de Acuerdos previos y fase informativa

Séptima sesión de Acuerdos previos

El 25 de agosto de 2018 se llevó a cabo la Séptima sesión de la fase de Acuerdos previos en Hopelchén. Antes de que iniciara la sesión, la Misión de observación registró la llegada de varias camionetas que transportaron a gente de la comunidad de Vicente Guerrero Iturbide al lugar de la reunión, además de algunos menonitas que ocuparon el lugar del público. En este sentido es importante señalar que, en ocasiones anteriores, la presencia de la gente de Vicente Guerrero Iturbide ha devenido en discusiones y amenazas que vulneran las condiciones de un diálogo favorable entre las comunidades y las autoridades que están en la fase de Acuerdos previos, además de la seguridad de los representantes de estas mismas comunidades que quedan expuestos a los insultos y amenazas que reciben por parte de algunos líderes de Vicente Guerrero Iturbide. Al respecto, las autoridades responsables de la consulta no han atendido este problema.

Dada la situación que se estaba generando con la llegada de la gente de Vicente Guerrero Iturbide, los representantes de las comunidades participantes en la sesión decidieron no entrar al lugar de la reunión para no caer en provocaciones; en cambio, dieron lectura a un pronunciamiento afuera del recinto. En dicho acto los representantes expresaron su “sentir sobre la situación actual de la consulta”, denunciaron la “violación a los derechos del pueblo maya” y que en esta consulta “sólo han sido discriminados”. “Esta consulta es una simulación y una burla”, acusaron, “no vemos ningún sentido de continuar con esta simulación”. Concluyeron que continuarán el diálogo con el nuevo gobierno federal y, ante la duda del represente de CIBIOGEM sobre una posible fecha de reunión, una de las representantes dijo que “bajo estas condiciones, no es conveniente y no tiene caso, sentarnos nuevamente por que los mecanismos de la consulta no se estan respetando y al contrario nos vulnera.”

Y reiteraron que “las comunidades no estamos diciendo que no queremos la consulta, [sino que] no la queremos bajo estas condiciones que se dicen en el pronunciamineto, pero sin embargo las comunidades que hoy estamos y que hemos firmado el pronuciamiento estamos dispuestos, pero, bajo todas las peticiones que se han leído”.

En respuesta a este acto, el representante de CIBIOGEM, Marco Antonio Ramírez comentó que ellos entregarían una respuesta por escrito a este pronunciamiento e insiste en que se le dé una fecha, a lo que las comunidades responden que cuando se tenga un acuerdo entre las comunidades se lo harán saber. Estas declaraciones se realizaron ante la presencia del visitador de la CNDH. No hubo levantamiento de acta circunstanciada.

Las sesiones de Komchén (fase de Acuerdos previos), Ixbilinkoc, Ramón Corona y El Pedregal (fase Informativa)

Posteriormente se llevaron a cabo las sesiones de consulta en las comunidades de la fase Informativas el 6 septiembre en las comunidades de Komchén (fase de Acuerdos Previos) e Ixbilinkoc (fase Informativa) el 6 de septiembre, y en Ramón Corona y El Pedregal (población de origen veracruzano, no indígena) los días 5 y 6 de octubre (en ambas comunidades las sesiones fueron parte de la fase Informativa).

En la comunidad de Komchén hay una población de 1,200 habitantes, de los cuales solo asistieron a la sesión 15 personas, entre ellos los comisarios ejidal y municipal como representantes de la comunidad. Durante la reunión las autoridades responsables, CIBIOGEM y CDI, hablaron únicamente en español, y al momento de pedir autorización o tomar una decisión se dirigieron exclusivamente hacia los comisarios ejidal y municipal. El “Programa de trabajo” (o “Protocolo de consulta”), ya estaba escrito y los participantes sólo llenaron los espacios en blanco del Programa. Marco Ramírez, de CIBIOGEM, dió lectura al documento de manera rápida, solo en español y sin explicar cabalmente su contenido. Los acuerdos que se tomaron fueron exclusivamente sobre la fecha y hora de la próxima reunión, temas y número de comidas, cumpliendo de manera burocrática y administrativa con la fase de Acuerdos previos en una sola sesión, de no más de dos horas aproximadamente, y con una nula participación comunitaria.

El 6 de septiembre también se llevó a cabo una sesión de la Fase Informativa en la comunidad Ixbilinkoc, la cual tiene una población de 50 personas, compuesta básicamente por dos familias. Cuando las autoridades de CIBIOGEM y CDI llegaron a la comunidad se encontraban reunidas 25 personas, pero llegaron funcionarios del DIF para un convivio en la comunidad y solo 10 personas permanecieron en la sesión Informativa, incluyendo a los comisarios ejidal y municipal, quienes son los representantes de la comunidad. Al empezar la sesión Marco Ramírez, de CIBIOGEM, explicó que la reunión se está realizando a petición del agente municipal, al cual le concedió da la palabra pidiéndole que diga por qué solicitó que fueran a su comunidad en la última reunión del 25 de agosto en Hopelchén. El agente municipal explicó que solicitó que se realizara la consulta en su comunidad debido a que en Hopelchén había “mucho relajo” y que además él tenía que asistir y llevar los acuerdos a su comunidad, por lo que era mejor que la consulta fuera directamente en su comunidad. Ramírez explicó con una presentación por qué se debe realizar la consulta y cuáles son las fases por las que tenían que pasar en el proceso de consulta. La explicación no duró más de un minuto, preguntó si no habían dudas y los participantes respondieron que no. El funcionario dijo que no había problema porque se iba a volver a repetir la explicación de las fases de las consultas en las siguientes reuniones. Debido a que los funcionarios públicos no resolvieron previamente a la reunión dónde se proyectaría el documento de trabajo que llevaron ya elaborado, se presentó en la pantalla de una computadora portátil, en los brazos de representante de CIBIOGEM, quien al mismo tiempo leía, se movía y explicaba, por lo cual los asistentes no pudieron leer con claridad. En la lectura sobre la fase Deliberativa, un miembro de la comunidad preguntó qué pasaría si la mitad está acuerdo y la otra mitad no;, el funcionario explicó que se debe definir si quieren o no que se siembre y venda la semilla a la soya OGM, que es una decisión a la que tienen que llegar y que no puede ser una decisión neutral, y que seguro la definición será de acuerdo a lo que se dedican, que debe ser una decisión de todos, que tendrán que llegar a una decisión.

Un miembro de la comunidad preguntó que sucedería si aceptan la siembra de soya genéticamente modificada pero deciden sembrarla de forma limitada para que no les afecte; Ramirez lo interrumpió y le respondió que si el permiso para sembrar soya genéticamente modificada de Monsanto se levanta, cualquier persona puede comprar la semilla y sembrarla y la utilizaría quien estuviera interesado en hacerlo. Explicó lo que sucedió en Tenabo en 2012, cuando había permiso de siembra pero nadie sembró. Le dijo que era según como las comunidades se comportaran, como era el ejemplo de otras comunidades que ya estaban realizando el proceso de consulta. En Bolomchén de Rejón se decidió que no se sembraría sin acuerdos de seguimientos; en Santa Rita Becanchén se dijo que no; en Dzibalchén se decidió que sí y que hubiera una capacitación para el uso y manejo de agroquímicos, así como que se instalara un contenedor para los envases vacíos de agroquímicos.

Para finalizar la sesión se tomaron los acuerdos y se leyó el Programa de trabajo con los siguientes puntos: 1.- Que la sesión Informativa se realizará el día viernes 5 de octubre a las 16:00 hrs. en el salón de la escuela, el cual gestionarán las autoridades de Ixbilinkoc. 2.- Piden alimento para 51  personas y CIBIOGEM ofrece llevar para 70.  3.- Solicitan que además de los seis temas que ya han programado CIBIOGEM y CDI abordar durante la etapa informativa, se aborden también los siguientes: a) Afectación a las abejas por la soya genéticamente modificada b) Afectación al suelo por el uso de glifosato c) afectación a al agua por la Soya géticamente modificada d) Afectación al maíz por la soya genéticamente modificada.

En el caso de la sesión en la comunidad de Ramón Corona se careció de intérprete, los videos proyectados fueron presentados en español y el contenido de los temas se impartió en un leguaje técnico y con una visión parcial de los impactos que pueden tener para la salud o el ambiente la siembra de soya genéticamente modificada. Sobre estos organismos SENASICA empezó su presentación sobre el procedimeinto de evaluación de un OGM y habló del sitio, la biología de la planta, las prácticas agrícolas de la región y la toxicidad de las proteínas. En el tema de salud, COFEPRIS habló sobre la importancia de evaluar la inocuidad de los OGM para el consumo humano y aclaró que los OGM no son tóxicos, que existen 181 especies genéticamente modificadas. Expuso sobre la evaluación de inocuidad de la soya genéticamente modificada en términos de riesgo para la salud. Abordó el marco regulatorio de los OGM, la Ley de bioseguridad, que dispone que la evaluación se haga caso por caso; y explicó que dicha institución evalúa cuatro aspectos: el nivel molecular (cómo fue hecho), los estudios de equivalencia sustancial, los estudios completos de toxicidad, y los estudios completos de alergeneidad. La evaluación pasa primero por esta institución y luego el permiso es otorgado por SAGARPA. También intervino otro invitado de los presentadores que explicó que solo se sembró soya genéticamente modificada en San Luciano, municipio de Campeche y en Las Flores, campo menonita. Este mismo explicó que mientras la soya huasteca usa hasta 4 plaguicidas, la soya gm solo usa glifosato; que ese producto tiene solo la banda verde, eso quiere decir que es ligeramente tóxico. En ese punto, un ejidatario intervino y dijo “nosotros no sabemos la medida exacta, no tenemos las explicaciones, qué podemos contaminar y qué no”. Añadió que hay muchas clases de “insecticidas” y que “no sabemos cómo queda el suelo, después del glifosato. Queremos que nos digan cuál sirve y cuál no”. En respuesta, Ramirez ofreció impartir un curso sobre uso y manejo de agroquímicos para para no correr riesgos y como parte de la fase de acuerdos previos.

Otro de los presentadores de la UADY comentó que es importante usar los agroquímicos menos tóxicos por las abejas, fumigar cuando las abejas no estén activas, por ejemplo, en la noche. El represetnate de la CONAGUA presentó los resultados de los análisis de agua solicitados por la CIBIOGEM: señaló que se hicieron 6 recorridos y se tomaron muestras en 6 pozos, entre 2016 y 2017. Los sitios muestreados fueron Iturbide, Las Flores, Nuevo Progreso, Dzibalchen; en 2016 en Nuevo Progreso se encontró 0.25 ųg, pero mencionó que en México no hay un límite establecido. Ellos se basaron en la referencia de la Agencia de Protección al Ambiente de Estados Unidos (USEPA, por sus siglas en inglés), donde el límite es de 0.7 ųg/l y no se habló a detalle de lo que son y representan estas unidades, solo se limitó a decir que el glifosato no representa un riesgo para la salud.

Después de las presentaciones y una discusión sobre lo acontecido el 25 de agosto en Hopelchen y un ambiente de crítica a líderes de las comunidades que van en grupo a la consulta, los 35 asistentes a la reunión (30 hombres y 5 mujeres) dijeron que sí aceptarían la siembra de soya GM.

En El Pedregal la sesión empezó con varias horas de retraso, debido a que no se podía instalar la energía eléctrica, y los participantes, en su mayoría mujeres y niños, estaban muy inquietos, pues tenían otra actividad programada y no prestaban mucha atención. La información técnica y científica solo se presentó desde el punto de vista de las autoridades presentes, la CIBIOGEM y COFEPRIS. La información presentada por los especialistas se acotó a exposiciones sobre el tema de transgénicos, bioseguridad en la perspectiva gubernamental, salud humana, afectación a las abejas, así como los objetivos de la COFEPRIS.

III. Observaciones finales

 

1.- De acuerdo con el Convenio 169 (Artículo 6.1), los gobiernos deberán “consultar a los pueblos interesados, mediante procedimientos apropiados y en particular a través de sus instituciones representativas”. Asimismo, según la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (DNUDPI, Artículo 19), “Los estados celebrarán consultas y cooperarán de buena fe con los pueblos indígenas interesados por medio de sus instituciones representativas“. Tanto el Convenio 169 como la DNUDPI disponen que la consulta es a los pueblos a través de sus instituciones representativas, no al ejido o a las autoridades ejidales.

 

Esta sesión de consulta surgió de una situación irregular: el 25 de agosto de 2018, las comunidades del Colectivo de Los Chenes manifestaron por escrito y ante las autoridades presentes y ante los diferentes medios de comunicación que, debido a las irregularidades y violaciones a sus derechos indígenas y por no haber condiciones de seguridad, no se continuaría con el proceso de la Consulta hasta que no tomaran posesión las nuevas autoridades de gobierno, es decir, hasta después del 1 de diciembre de este año. En este sentido, el caso de las sesiones de consulta en Ixbilikok, Ramón Corona y El Pedregal, tendría que ser entendido como una violación a las instituciones representativas que de acuerdo con la sesión realizada en Hopelchén el 27 de mayo de 2017 y en Tenabo el 28 de mayo del mismo año,2 deberían ser consultadas en colectivo.

 

2.-Violación a los estándares de consulta “informada” y “culturalmente adecuada”

De acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el estándar de consulta informa es un “requisito que supone la provisión de información plena y precisa de la naturaleza y consecuencias del proceso a los pueblos y las comunidades consultadas. Esta información debe ser suficiente, accesible y oportuna” (párr. 198).

Asimismo, el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la ONU ha establecido que la información proporcionada en la consulta debe incluir: la naturaleza, envergadura, ritmo, reversibilidad y alcance de cualquier proyecto o actividad propuesto; las razones o el objeto del proyecto y/o actividad; la duración del proyecto y/o actividad; los lugares de las zonas que se verán afectados; una evaluación preliminar del probable impacto económico, social, cultural y ambiental, incluidos los posibles riesgos y una distribución de beneficios justa y equitativa en un contexto que respete el principio de precaución; el personal que probablemente intervenga en la ejecución del proyecto propuesto; y procedimientos que puede entrañar el proyecto.

En las sesiones de consulta realizadas en Komchén, Ixblikok, Ramón Corona y El Pedregal no se brindó información suficiente, accesible y oportuna sobre todos los elementos que deben ser incluidos en el proceso de consulta según el Foro Permanente. La información proporcionada en Xbilinkok y Komchén fue en términos burocráticos y en condiciones que no garantizaban la total comprensión y participación de los asistentes. En ninguna comunidad se contó con presencia de traductor-intérprete.

Para que una consulta indígena responda a los estándares internacionales, debe ser culturalmente adecuada. Esto es, que toda la comunicación, información y acuerdos entre las partes deben ser claramente accesibles para el sujeto de la consulta. La consulta siempre debe tener el carácter de un intercambio intercultural. Esto es así porque, frecuentemente, la información que ha de ponerse a disposición de la parte consultada tiene un carácter especializado, difícilmente comprensible en primera instancia por ésta.

 

3.- Aunque hay que reconocer que las presentaciones tuvieron un lenguaje relativamente más sencillo en comparación con otras sesiones, para que la información y la comunicación sean adecuadas, hace falta que, previamente a la consulta, las instancias de gobierno encargadas de la misma se provean de un lenguaje que sea accesible a la parte consultada. Para ello se requiere del trabajo conjunto de traductores, intérpretes, personas que hablen la lengua indígena, especialistas en la materia de la consulta y sobre la cultura indígena de la que se trate, incluyendo a los propios integrantes de los pueblos indígenas.

 

4.- Para el caso de Komchén cabe observar que en esta sesión la CDI tuvo una nula partcipación, no tomó la palabra en ningún momento a pesar de contar con largo tiempo en la región. La CDI no ha cumplido con su “principal misión” de hacer “visibles” a las comunidades indígenas y servir a sus necesidades, pues ha sido incapaz de corregir los errores y señalar las violaciones que la CIBIOGEM realizó durante esta sesión a los derechos del pueblo maya. Así, la CDI no ha coadyuvado “al ejercicio de la libre determinación y autonomía de los pueblos y comunidades indígenas en el marco de las disposiciones constitucionales”, como dispone la Ley de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, Capítulo I De la Naturaleza, Objeto y Funciones de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, articulo 2.

 

Todos los señalamientos y recomendaciones anteriores están basados en la observación directa,  fotografías, registro en video, entrevistas con asistentes y la lectura de las actas circunstanciada de las sesiones de la consulta por parte de la Misión de Observación.

Misión de Observación de la Consulta al Pueblo Maya

sobre la siembra de soya genéticamente modificada

Contacto: misiondeobservacionpy@gmail.com

 


1 Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI); Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados (CIBIOGEM); y Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA).

You are donating to : Greennature Foundation

How much would you like to donate?
$10 $20 $30
Would you like to make regular donations? I would like to make donation(s)
How many times would you like this to recur? (including this payment) *
Name *
Last Name *
Email *
Phone
Address
Additional Note
paypalstripe
Loading...