Boletín de prensa Misión de observación, Ciudad de México-Campeche, 25 de mayo del 2017

Próximos a finalizar la fase de acuerdos previos: avances logrados, retos que vienen:

Antecedentes: La Misión de observación de la consulta sobre soya transgénica a las comunidades mayas (MO) surge en abril del 2016 y tiene por objetivo registrar y transparentar el proceso de consulta llevado a cabo por la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados (Cibiogem), en los municipios de Tenabo y Hopelchén en el estado de Campeche. Está misión está conformada por personas pertenecientes a instituciones académicas y a la sociedad civil de Campeche, Yucatán y la Ciudad de México.

Faltando dos días para la próxima reunión de la fase de Acuerdos previos en Hopelchén y Tenabo, hacemos un resumen de las últimas sesiones de la fase de Acuerdos previos llevadas a cabo los días 28 y 29 de enero y 25 y 26 de marzo, así como las sesiones de trabajo con SENASICA los días 29 de abril y 13 de mayo, para señalar avances y ciertos obstáculos que resultan preocupantes.

¿Qué hemos observado hasta la fecha?

Un gran avance por parte de las comunidades es asumir que la consulta es su derecho vinculado a otros derechos como la libre determinación, el territorio y el medio ambiente sano, y no sólo un procedimiento o trámite con las autoridades. Esto es, los representantes de las 34 comunidades que participan en la fase de Acuerdo previos se han “apropiado” de la consulta al exigir a las distintas dependencias de gobierno involucradas en el proceso (CIBIOGEM, CDI, SENASICA) su derecho a decidir sobre si siembran o no la soya genéticamente modificada en lo que consideran su territorio; el derecho a la información y a que las discusiones se hagan en su propia lengua, derecho a participar en la redacción de actas, y a ser parte activa del monitoreo para garantizar que la prohibición a sembrar soya transgénica en la región, ordenada por la Suprema Corte de la justica de nación (SCJN), sea respetada.

Por otro lado, se ha logrado un gran avance en términos organizativos a nivel comunitario, aspecto indispensable si se aspira a llegar sin conflictos a acuerdos vinculantes y de trascendencia territorial respecto al cultivo de la soya genéticamente modificada. En efecto, la mayoría de las comunidades de Hopelchén que participan en la consulta se han puesto a dialogar y han llegado al acuerdo y compromiso de avanzar “todas juntas” y de manera coordinada en las siguientes fases de la consulta. Este aspecto es muy importante ya que es la única forma de evitar futuros conflictos entre comunidades, además de que en términos prácticos es lo óptimo si consideramos que la contaminación de organismos transgénicos no respeta la jurisdicción territorial de ejidos y comunidades.

A pesar de todos estos avances, la Misión de observación ha identificado varios obstáculos preocupantes para las siguientes fases de la Consulta, sobre todo si se busca que los resultados de esta última sean sustanciales y no sólo de carácter procedimental.

Comenzamos por señalar la siembra ilegal de soya transgénica en Hopelchén, que transgrede la sentencia de la SCJN, y la falta de información por parte de las autoridades competentes, en este caso Senasica, sobre el seguimiento y sanciones a los responsables de este delito. Esta situación ha generado un ambiente de desconfianza que ha llevado a los representantes de las comunidades a solicitar participar en el monitoreo (inspección y vigilancia) de la soya. En segundo lugar, observamos una falta de diálogo y compromiso entre dependencias del gobierno involucradas en los acuerdos de esta primera fase. De manera más específica, nos preocupa la inasistencia del Senasica a la reunión del 13 de mayo, en la cual se pretendía avanzar en el plan de trabajo, así como firmar un convenio para el monitoreo conjunto de comunidades y autoridades correspondientes.

A diferencia de otras dependencias incorporadas desde un inicio en la consulta, SENASICA no ha asumido como interlocutores a los representantes de las 34 comunidades mayas consultadas (esto es claro cuando observamos que sus informes nunca están dirigidos a ellos) y se ha cerrado a propuestas creativas por parte de los representantes comunitarios, quienes se encuentran molestos por la siembra ilegal de soya transgénica en la región. Preocupa mucho que frente a los avances señalados al inicio de este boletín, las autoridades garantes encargadas de la consulta, esto es, las de CIBIOGEM, no logren generar acuerdos efectivos con dependencias como el SENASICA, lo cual pone en riesgo la buena fe de la consulta. Este último asunto es muy problemático ya que todos los acuerdos a los que se lleguen al término de esta Consulta involucrarán a más de una institución gubernamental. En este mismo sentido, preocupa observar la ausencia de autoridades competentes para la toma de decisiones en el proceso de consulta.

De ahí que una de las principales recomendaciones de esta Misión de observación son: 1) que las autoridades cumplan cabalmente con la sentencia de la SCJN, 2) garanticen la no siembra de soya genéticamente modificada y 3) informen de manera completa y clara a las comunidades sobre este tema. De manera general recomendamos que las autoridades estén abiertas al diálogo y la negociación para lograr un plan de trabajo consensuando en la próxima sesión de manera que se pueda avanzar a la siguiente fase de la consulta; y la apertura, diálogo y flexibilidad.

You are donating to : Greennature Foundation

How much would you like to donate?
$10 $20 $30
Would you like to make regular donations? I would like to make donation(s)
How many times would you like this to recur? (including this payment) *
Name *
Last Name *
Email *
Phone
Address
Additional Note
paypalstripe
Loading...